Los muertos del Hotel Cecil

En el mundo existe una gran cantidad de misterios, de los cuales hay muchos que no se han podido descifrar o desvincular con una explicación paranormal. Según la Real Academia Española, la palabra paranormal se define como “Algo que no puede ser explicado por los conocimientos científicos actuales, y es objeto de estudio de la parapsicología”.

Este es el caso del Hotel Cecil, el cual se encuentra ubicado en 640 S. Main Street, Los Ángeles, EUA, y que además es conocido por poseer un lado oscuro o paranormal.

Este Hotel cuenta con muchas historias de muerte en sus alrededores, y desde su inauguración en el Siglo XX, no ha parado de dar de qué hablar.

Uno de los primeros casos fue el de la Dalia Negra, la cual era la imagen del Hotel, sin embargo, en 1947 fue encontrada descuartizada. Otro caso famoso fue el de Pauline Otten, una mujer que saltó de una de las ventanas del quinto piso, para caer sobre un peatón, que también perdió la vida.

Se dice que, tras la gran depresión de 1930, varias personas se arrojaron desde este edificio, además, también se cuenta que este hotel albergó a muchos asesinos seriales y delincuentes, lo cual suena irónico ya que este hotel fue construido para albergar a las estrellas y directores de cine más famosos.

Otro de los casos de homicidio fue el de la telefonista Goldie Osgood, la cual fue violada y estrangulada en el cuarto del conmutador.

Definitivamente, estos hechos son razón suficiente para sustentar lo que muchos huéspedes dicen sobre sombras, ruidos extraños y presencias escalofriantes en el interior del hotel.

Recientemente, el hotel más famoso de Los Ángeles ha atraído la atención de propios y extraños, ya que fue el lugar donde una joven canadiense perdió la vida, de una forma muy extraña.

Todo comenzó cuando, en el año 2013, los huéspedes reportaron que el agua de sus habitaciones tenía un aspecto raro y un sabor muy desagradable. Después de haber recibido muchos reportes, los empleados del hotel decidieron investigar y descubrieron que en uno de los contenedores de agua, instalados en la azotea, se encontraba flotando el cuerpo de Elisa Lam. Esta joven se hospedaba en el hotel, ya que provenía de Canadá, donde se encontraban sus padres, con los cuales mantenía una excelente comunicación. Después del 31 de enero, la comunicación se detuvo por parte de Elisa, por lo que los padres decidieron dar parte a las autoridades.

Lo más raro comienza cuando los empleados del hotel descubren, por las cámaras de seguridad, que Elisa subió al ascensor con un comportamiento extraño, como si alguien la estuviera persiguiendo, sin embargo, en los videos no se logra ver nada, además se ve a Elisa oprimiendo muchos botones del ascensor de una forma desesperada.

Las primeras hipótesis apuntaban que Elisa estaba bajo los efectos de alguna droga, sin embargo, en la autopsia no se pudo comprobar nada de eso, además, se dijo que podía padecer alguna enfermedad mental, hipótesis que se desmintió al no tener ningún historial de estos padecimientos.

Algo más curioso aún, en este caso, es que era prácticamente imposible que una chica pudiera haber levantado la tapa del contenedor de agua ya que esta pesaba casi lo mismo que Elisa, además, la puerta para entrar a la azotea tiene un sistema que activa una alarma si es forzada, y ese día no se activó nada.

@losojosdecuervo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .