¿Crees en la reencarnación?

Durante la historia, mucho se ha hablado sobre la vida después de la muerte, incluso el tema de la reencarnación aún se debate entre científicos, religiosos y parapsicólogos. Muchos son los casos que juran haber experimentado la reencarnación, sin embargo, uno de los más famosos de los últimos tiempos es el de las hermanas Pollock, las cuales fallecieron para reencarnar en sus propias hermanas.

Los hechos sucedieron en la Bahía de Whitley, en Inglaterra, el 5 de mayo de 1957. Ese día todo parecía perfecto hasta que las niñas, Joanna de once años y Jacqueline de seis, decidieron adelantarse a la iglesia para jugar un poco, sin embargo, antes de llegar a la iglesia, un carruaje las atropelló dejándolas sin vida, al instante.

Gemelas-Pollock-1920-2-1024x576.jpg

La tragedia retumbó en el alma de los padres ya que sus hijas eran su adoración, sin embargo, poco más de un año después del cruel accidente, los Pollock descubren que se encuentran embarazados nuevamente. La sorpresa más grande de esta noticia es que darían a luz a gemelas. Al parecer todo parecía normal en el hogar de los Pollock, las niñas, Gillian y Jennifer, habían nacido sanas y eran hermosas, sin embargo, cuando cumplieron tres años de edad comenzaron con ciertos comportamientos un poco extraños para niñas de esa edad. Las niñas eran capaces de recordar el pasado de quienes murieron el 5 de mayo de 1957.

Para la sorpresa de propios y extraños, las niñas conocían su casa, muchos lugares del pueblo e incluso gente que habitaba en él, además, ambas tenías los mismos hábitos, costumbres y la misma forma de hablar que sus hermanas muertas. Incluso una aparentaba ser más grande y la otra aceptaba la guía sin reprochar.  Gillian, al parecer, era la viva imagen de Joanna, la cual falleció a los 11 años y Jennifer adoptó las actitudes de Jaqueline. Se dice que en una ocasión los padres les mostraron juguetes de las difuntas niñas, y las gemelas reconocieron qué muñeca era de cada quien e incluso las llamaban por sus nombres originales.

fds (8).jpg

Cuando las cosas ya estaban demasiado raras, los padres de las gemelas comenzaron a anotar marcas en el cuerpo y lunares justo en la ubicación donde estaban los de Joanna y Jacqueline. Jennifer tenía marcas en la nariz (Jacqueline  tenía unos puntos de sutura por golpearse en el rostro a los tres años). Gillian tenía un lunar en el costado izquierdo de la cintura (Joanna era la única de la familia que también la tenía).

En una ocasión, los padres comenzaron a hablar sobre el fatídico accidente que dejó a sus primeras hijas sin vida, al escuchar eso, las niñas comenzaron a describir sensaciones, así como el recuerdo de la sangre que brotaba de sus bocas.

Otro dato extraño de este caso es que las niñas tenían una fobia extrema a los vehículos, sin embargo, en su cumpleaños número cinco, las gemelas, como por arte de magia, dejaron de experimentar esos extraños recuerdos y sensaciones. La misma edad en la que los científicos aseguran, es el límite para recordar vidas pasadas.

@losojosdecuervo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .