Candyman, el asesino de los dulces

En el Halloween de 1974, en Texas, Ronald O´Bryan salió junto con sus dos hijos, Timothy y Elizabeth, y unos vecinos a pedir dulces, algo típico en esa fecha.

Todo iba normal, caminaban por el vecindario disfrazados y tocando de puerta en puerta hasta que se toparon con una donde estaban las luces apagadas y no les abrieron la puerta. Al ver que no obtuvieron respuesta decidieron irse, sin embargo, Ronald se quedó insistiendo en la casa, tiempo después encontró a su vecino y a los niños, asegurando que sí le abrieron en aquella casa y le entregaron cinco “Pixy Stix” que repartió a los niños y a otro conocido de la iglesia que vio pasar.

imagen 1

Al regresar a su casa, Timothy de 8 años de edad decidió probar el “Pixi Stix”. El niño aseguró que le supo amargo, así que Ronald le dio jugo para pasar el mal sabor.

Minutos después el menor convulsionó y murió camino al hospital, la autopsia arrojó que el dulce que consumió tenía alto contenido de cianuro. Afortunadamente las autoridades decomisaron los otros dulces que también estaban contaminados.

Las autoridades acudieron a la casa donde le habían entregado esos dulces a O´Bryan, ahí habitaba William Hobby, quien trabajaba en el aeropuerto de Huston, sin embargo, ese día estaba trabajando, así que no estaba en casa en el momento de los hechos.

imagen 2

Esto levantó las sospechas de las autoridades, así que decidieron investigar más y descubrieron que Ronald tenía muchas deudas de más de 100 mil dólares, había sido acusado de robo en su empleo y el banco le había quitado su casa.

Incluso compró varios seguros de vida para sus hijos, uno por 10 mil dólares y otro por 20 mil. Al día siguiente después de la muerte del menor, O´Bryan llamó a las aseguradoras para saber cuándo podría cobrar el seguro, lo que levantó más sospechas.

Un testigo aseguró que Ronald preguntó cuántos gramos de cianuro serían fatales, fue arrestado y siempre se declaró inocente, asegurando que era víctima de los verdaderos culpables. El 3 de junio de 1975 fue declarado culpable y condenado a pena de muerte, y a pesar de lograr aplazar su condena el 31 de marzo de 1984 fue ejecutado por inyección letal.

@LosOjosDeCuervo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .