El niño asesino de Ecuador

A menudo asociamos los actos más terroríficos y atroces que puede hacer un ser humano a personas ya maduras, cuya inteligencia tanto emocional y racional ha llegado a tal punto que les permite ejercer su poder y su violencia sobre otro… Sin embargo, no siempre es así. La siguiente historia es sobre un niño asesino.

Juan Fernando Hermosa nació el 28 de febrero de 1976 en la provincia de Sucumbios, Ecuador. Huérfano a temprana edad, Juan Fernando fue adoptado por el matrimonio de Olivo Hermosa Fonseca y Zoila Amada Suárez Mejía, por lo que tuvo que mudarse a Quito, capital de dicho país.
Según la pareja y conocidos, Hermosa era un joven normal y corriente que no destacaba por encima de los demás a simple vista.

Con el tiempo, Hermosa comenzó a frecuentar cada vez más las discotecas, los bares y las salas de máquinas de videojuegos, donde afianzó muchas relaciones a tal grado de crearse una pandilla criminal donde él cumplía la función del líder. Según las autoridades, en las calles se les conocía como la “pandilla del terror” porque cometían toda clase de actos insolentes a quien se les pusiera enfrente.

Una noche de noviembre de 1991, la pandilla subió a un taxi en el que, de pronto, Hermosa decidió asesinar al conductor con su pistola de 9mm. Se cree que fue la primera vez que el joven, de en ese entonces 15 años de edad, cometía un asesinato. Pronto la cifra aumentaría tras asesinar al estilista travesti de su barrio.

Según los registros de la policía, la mayoría de los asesinatos de Hermosa fueron dirigidos a taxistas y a personas de la comunidad LGBT, por lo que se cree que su motivación era su homo, trans y lesbofobia.

Aunque la policía estuvo en su búsqueda algunos meses, sólo dieron con él tras capturas a unos de sus cómplices, Tomás Angulo, quien hizo un acuerdo con las autoridades para reducir su condena si entregaba a Hermoso. Con esta información y tras un tiroteo en su residencia, la policía logró capturar a Hermoso, cuya declaración al llegar al ministerio es escalofriante: “Quiero dejar en claro que mi nombre es Juan Fernando Hermosa Suárez y que el 28 de febrero cumplo 16 años”.

Por ser menor de edad se le sentenció a 4 años de cárcel, sin embargo, los planes de Hermoso eran otros y con la ayuda de su exnovia logró ingresar una arma de fuego a la cárcel, así que alcanzó a escapar junto con otros 10 jóvenes de su pandilla, dejando un saldo de un policía asesinado por sus propias manos. A pesar de su fuga, fue capturado nuevamente meses después en Colombia.

Tras cumplir su sentencia, fue liberado, pero no duró mucho tiempo afuera, pues fue asesinado a orillas del río Aguarico. Su cuerpo fue hallado el 28 de febrero de 1996, el día en el que cumpliría 20 años.

@LosOjosDeCuervo

Fuentes:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .