El misterio de las niñas de Alcàsser

Durante el año de 1993, en Valencia, dos apicultores encontraron los cuerpos de tres adolescentes que habían desaparecido en Alcàsser.

De acuerdo con la autopsia, las tres mujeres fueron violadas antes de ser asesinadas con un tiro a la cabeza. En este caso, uno de los autores del crimen fue capturado al poco tiempo, mientras que su cómplice se encuentra en fuga, sin saber si está vivo o muerto, sigue en la lista de los más buscados de la Interpol.

Fue un 27 de enero de 1993 cuando los dos apicultores de 70 años hallaron, en una fosa, un brazo con un reloj en la muñeca semienterrado, una vez que lo encontraron, decidieron ir al pueblo a denunciar lo sucedido ante la Guardia Civil. Previo a su hallazgo, las niñas llevaban ya 75 días desaparecidas. 

Los cuerpos tardaron en ser desenterrados unas horas en lo que el juez José Miguel Bort ordenaba al equipo forense hacerlo. Los apicultores creyeron que solo había un cuerpo y que era de un hombre, así lo mencionaron a la Guardia Civil, pero al comenzar a desenterrarlos se dieron cuenta de que no era así, que eran tres, estaban envueltos en una alfombra y bastante descompuestos, dos cuerpos tenían la cabeza separada del cuerpo. Sin dudarlo, los forenses afirmaron que eran los cuerpos de las chicas desaparecidas de Alcàsser.

Las chicas desaparecieron un 13 de noviembre de 1992, dos de ellas tenían 14 años y una 15, salieron de fiesta a la discoteca Coolor de Picassent, las llevaron Francisco Hervás y Mari Luz a la estación de Servicio Marí Picassent donde pidieron ride a unos jóvenes que viajaban en un auto blanco, presumiblemente un Opel, después de eso nunca llegaron a la discoteca ni a sus casas. 

Tras la falta de llegada, los padres fueron a buscarlas a la discoteca, pero ya había cerrado. La teoría de la Guardia Civil era que las chicas habían caído en una red de trata de personas, así que la búsqueda fue expandida a Francia, Reino Unido y Portugal porque pudieron ser sacadas de manera ilegal del país.

El primer sospechoso fue Enrique Anglés, ya que su nombre fue encontrado en una receta médica cerca del lugar, pero él no tenía antecedentes como su hermano Antonio quien había sido procesado por robo y tráfico de drogas. Enrique fue descartado por ser discapacitado mental, pero Antonio fue más sospechoso por haber huido cuando llegó la policía a su casa. 

Pronto se comprobó que el crimen fue cometido por Miguel Ricart “El Rubio” de 23 años y Antonio que tenía 27 años en ese momento. “El Rubio” mencionó que recogieron a las chicas, las secuestraron y que Antonio las había violado y matado, que él solo lo había ayudado.

Ricart mencionó que las llevaron a un edificio abandonado donde las ataron a un poste de madera y confesó haber violado a una de ellas, pero dijo que Antonio lo hizo con las tres. Otra teoría menciona que se realizó una película snuff con las niñas y que fueron enterradas en dos lugares distintos.

Finalmente, el 5 de septiembre de 1997 condenaron en Valencia a Ricart a 170 años de prisión, pero fue liberado en 2013 por cambios en la ley española. 

Se cree que Antonio murió ahogado en el mar hacia Irlanda, pero no se ha podido comprobar esta teoría ya que no se ha podido reconstruir bien el cuerpo encontrado en las costas, también se cree que puede estar viviendo en Brasil con una identidad falsa.

Firma: @LosOjosDeCuervo

Fuente: https://www.infobae.com/historias/2022/01/28/los-cuerpos-de-tres-ninas-violadas-en-una-fosa-y-el-misterio-del-asesino-que-desaparecio-de-la-faz-de-la-tierra/  

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.