La extraña desaparición del vuelo 59 de BSAA en la Cordillera de los Andes

El 2 de agosto de 1947 se dio una de las desapariciones más extrañas que han sido registradas en nuestra historia. El avión Star Dust, piloteado por el capitán y veterano de guerra Reginal James Cook, dejó de tener contacto con la aerolínea British South American Airways al entrar en la Cordillera de los Andes.

Encargado de realizar el vuelo 59 de BSAA, el avión partió el 30 de julio del año citado, desde Londres para llegar hasta Santiago de Chile en un trayecto que duraría 30 horas. Tenía una tripulación total de 12 pasajeros, uno de ellos Paul Simon, un importante agente del tesoro británico.

Luego de hacer escala en Morón, el Star Dust retomó su rumbo el 2 de agosto y debía llegar a su destino en un tiempo de 4 horas. Sin embargo, la torre de control de Los Cerrillos perdió comunicación con el capitán James, a quien se le escuchó decir por última vez la peculiar y extraña palabra de “stendec”.

Desde ese momento, no se supo nada más del avión y su tripulación durante medio siglo. Surgieron diversas especulaciones al respecto; una de ellas decía que pudo haberse tratado de un ataque terrorista en contra del agente británico, quien -se cree- llevaba lingotes de oro; otra teoría apunta a que pudo ser un hecho protagonizado por extraterrestres y la palabra “stendec” habría sido un indicio de ello.

Sin embargo, ninguna de esas teorías se pudo comprobar y fue hasta 1998 cuando se encontraron algunos rastros del Star Dust, luego de que el argentino Pedro Reguera, un guía de montaña, haya observado a lo lejos un destello que brillaba entre la nieve. Dos años más tarde realizó una expedición en aquel lugar del volcán Tupungato, con personas de un regimiento al que pertenecía.

En enero de 2000, tras cuatro días de expedición, encontraron los restos de aquel avión, así como tres cuerpos, partes de un motor, restos de ropa, billeteras vacías y, contrario a su ilusión por los supuestos relatados, una gran decepción por no encontrar aquellos lingotes de oro de los que se había hablado. Este último aspecto dio pie a más teorías sin respuesta.

Luego del recuento de los hechos, la hipótesis más cercana a lo ocurrido es que, derivado de las constantes nevadas y fuertes corrientes de viento en la zona de Tupungato, el capitán James perdió visibilidad y control del vuelo hasta estrellarse con el volcán. Los restos habrían sido cubiertos e imposibles de detectar por la nieve, por lo que tardaron bastantes años en dar con ellos.

Fuente: https://www.infobae.com/economia/2022/05/21/el-vuelo-que-se-trago-la-cordillera-un-misterio-de-mas-de-medio-siglo-la-teoria-extraterrestre-y-el-tesoro-que-jamas-se-encontro/#:~:text=El%20vuelo%2059%20de%20BSAA,2%20de%20agosto%20de%201947

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.